X Jornada Napoleónica “Villa de Cogolludo” en Cogolludo, Guadalajara- 24 de Junio

Cogolludo, 24 de Junio…
Los albores del día sorprenden a la villa ducal de Cogolludo inmersa en los preparativos de un nuevo mercado goyesco. Artesanos y comerciantes disponen sus mercancías, a la espera de que los sones de las gaitas y tambores de los músicos de Turdión marquen el inicio de la Jornada.




Vecinos y visitantes curiosean por la Plaza o visitan el Palacio de los Duques de Medinaceli cuando hacen su entrada en la plaza algunos de los lugartenientes de la partida de Juan Martín, “el Empecinado”, repartiendo los víveres y pertrechos tomados en el ataque de algún destacamento francés.
Tras la comida en hermandad bajo los soportales que flanquean la Plaza Mayor, la tarde se sacude el sopor con los sones de Turdión primero, y con la música tradicional del Grupo de Folclore de Cogolludo después.
La alegría alcanza su punto álgido al grito de: ¡Qué viene Juan Martín! ¡Viene el Empecinado, el Terror de los Franceses!, que precede a la entrada en Cogolludo del bravo caudillo castellano junto con su partida.
La alegría se ve interrumpida con la llegada de un correo francés portando una carta para “el Empecinado” de parte del General Hugo, quién desde la vecina localidad de Humanes, intenta seducir al Empecinado con cargos y honores para que, tanto él como sus oficiales, abandonen la causa española y se unan a las huestes del emperador Napoleón. La propuesta de traición ofende al Empecinado, que contesta con otra misiva al general francés desde el Palacio Ducal, en términos que no dejan lugar a la duda en el carácter del líder español: “si sólo quedara un soldado mío, aún no se habría concluido la guerra; porque todos ellos a imitación de su Jefe han jurado guerra eterna a Napoleón y a sus viles esclavos que le siguen.” 
La orgullosa respuesta del Empecinado, la Voz de la Guerrilla, es la voz de todo un pueblo alzado en armas contra el invasor imperial.
Cogolludo celebra la altiva réplica disfrutando de la danza ecuestre de la caballería del Empecinado, que se exhibe bajo los muros del Palacio, mientras la villa se apresta a la defensa, pues no se habrá de hacer esperar la “visita” del general Hugo en cuanto lea las letras que le ha dedicado Juan Martín.
La negra noche se cierne como un mal presagio cuando los franceses hacen su entrada en la villa bajo un intenso bombardeo de su artillería. El humo y los gritos se funden en la lucha. El combate es duro y desigual,… Cogolludo sufre los rigores de la guerra…
 
¿Quieres saber cómo termina? La Historia, en Cogolludo no se escribe, se vive.
¿Te lo vas a perder?
 
Organiza Asociación Recreativa Cultural Libre Albedrío
Contáctanos en librealbedriocog@yahoo.es
Santiago Gómez Cruzado, 678 89 97 99
                         Presidente de la Asociación Recreativa Cultural Libre Albedrío

PROGRAMACION

Haz Click en el programa para verlo ampliado