El Ayuntamiento de Betanzos comunica su decisión de suspender la XXII edición de la Feria Franca Medieval prevista para el segundo fin de semana del mes de julio

Lo que se veía evidente se anunció ayer de forma oficial. El Concello de Betanzos hizo pública la decisión de suspender la XXII Feira Franca Medieval, prevista para el 10, 11 y 12 de julio a causa de la pandemia que aún está lejos de su control definitivos. Cuando faltan mas de dos meses para su celebración, el Concello tomó e hizo pública esta medida, después de que la alcaldesa se reuniese y consensuase la cancelación de la feria medieval con todos los grupos de la oposición. Se trata una decisión «muy difícil», admitió la Barral, «por el impacto que tiene en la economía local, especialmente en la hostelería y en buena parte del comercio pero en estas circunstancias actuales nos vemos obligados a tomarla teniendo en cuenta, además, que se trata de un evento en el que la participación vecinal de los betanceiros y de las personas que nos visitan es su seña de identidad, y que por tanto, en la lucha que nos queda contra el coronavirus no existe otra opción para una feria, referente y tan multitudinaria como es la nuestra Feria Medieval».



De hecho, el perjuicio económico es incalculable en Betanzos al cancelarse un evento por el que pasan en tres días más de 100.00 visitantes, y es uno de los referentes de fiestas históricas para los comerciantes especializados en este sector. El año pasado hubo 30 solicitudes.

Sin traslado de fecha

Durante los últimos días el gobierno local estudió las opciones de trasladar la feria de fecha, hacia el último trimestre del año. «Pero si tenemos en cuenta los aspectos meteorológicos, y todo el proceso de organización de la propia feria, llevarla a otros meses ahora mismo parece inabordable, de ahí su suspensión», explicó la alcaldesa de Betanzos, que se ha comprometido con las asociaciones de comerciantes y empresarios a buscar fórmulas para generar actividad y tratar de compensar, al menos en parte, las pérdidas que ocasionará esta situación.

Sobre las fiestas patronales de agosto, que incluyen las jiras a Os Caneiros y el lanzamiento del globo de San Roque, el Ayuntamiento de Betanzos todavía no ha tomado una decisión definitiva aunque adelantó que en buena lógica «también se verán muy afectadas».