Cartes tiene la intención de reabrir el mercado dominical el 24 de mayo. Los primeros vendedores en reanudar su labor comercial serán los relacionados con la alimentación y la venta de flores y plantas y «lo harán de una manera segura y controlada, porque la salud de nuestros vecinos y vecinas, así como la de los profesionales, está por encima de todo», ha informado la edil de Festejos y Mercados del Ayuntamiento, Sandra Martínez.





Durante este periodo,  la fase 1 de la desescalada, mercadillo se instalará en una calle transversal a su anterior ubicación que estará completamente perimetrada para garantizar el control sobre el aforo. Asimismo, se respetará la distancia entre puestos de dos metros y medio de manera lateral, y los seis metros de manera frontal. También se colocarán paneles explicativos con las medidas que deben respetar tanto comerciantes como visitantes, haciendo primar la seguridad de todos. Efectivos de Policía Local y Protección Civil se encargarán de mantener la seguridad y de hacer respetar toda la normativa de prevención y seguridad, ha explicado la concejala.

Desde el Ayuntamiento se ha pedido la colaboración de los vendedores durante «esta delicada situación» en la que algunos verán reducidos sus metros lineales de venta para «garantizar que nadie se quede atrás, porque preferimos recortar sus metros y asegurarnos de que ninguna familia se quede sin el medio de vida y el sustento», ha indicado el alcalde, Agustín Molleda. La tasa del año 2020 será «flexible y proporcional a las épocas del año en las que ha sido posible la venta; queremos ayudar a un sector muy golpeado por la Covid-19».

Importante atractivo económico

Sandra Martínez recordó que el mercadillo dominical aporta un importante atractivo económico para los comercios y hosteleros en un municipio que dispone de horario turístico que permite a todos los comerciantes cartiegos abrir los domingos, aprovechando la afluencia de visitantes a ese mercado.

Desde el Consistorio se había anunciado esta semana que no había prisa por recuperar uno de los mercados más grandes de Cantabria porque «debe primar siempre la salud, estamos seguros de que tanto visitantes como comerciantes entienden la situación y comprenden las medidas de prevención necesarias para garantizar la seguridad».