Los Barrios revivió la insurrección liberal de febrero de 1831

Los Barrios revivió la insurrección liberal de febrero de 1831

El coronel Salvador Manzanares, que apoyó el levantamiento del general José María Torrijos,

tomó Los Barrios un 21 de febrero de 1831. Realizó su pronunciamiento contra el absolutismo de

Fernando VII. La recreación llevada a cabo por la Asociación Torrijos 1831 y la Asociación Cultural de

Recreación Histórica Bandoleros de Grazalema fue muy seguida por los asistentes.

El profesor José Manuel Algarbani contextualizó los hechos acaecidos de la época con el siguiente texto:

El siglo XIX español constituirá el intento de modernización del país, intento que partirá de manos de las opciones liberales. Las ideas liberales, partidarias de las reformas, habían penetrado en España a partir de la Revolución Francesa. Los liberales españoles, los que creían en el progreso que había generado la Revolución Francesa, provocaron diversos levantamientos. Uno de ellos es el que recreamos en esta tarde.

Se irán alternando, durante todo el siglo, los breves periodos de política liberal con la reacción a los mismos del absolutismo, que cuando está en el poder ejercerá una represión de estado contra los liberales (afrancesados), acusados de traición y conspiración contra el rey, lo que provocó exilios masivos a Francia e Inglaterra, y con un papel muy importante de Gibraltar, como centro de refugiados.




El absolutismo era apoyado por parte del ejército, de la nobleza y el clero reaccionarios. Recogía la defensa del Antiguo Régimen, del absolutismo real y la alianza del “Altar y el Trono”.

Los ideales de progreso y libertad eran abanderados en el siglo XIX por los liberales, que chocaron durante todo el siglo XIX con una sociedad atrasada y con la defensa de sus privilegios de los grupos sociales más privilegiados.

Esta oposición a los avances sociales, políticos y económicos hizo que España siguiera en las manos del caciquismo durante buena parte de su historia contemporánea, exceptuando breves y convulsos periodos. Estas revueltas liberales son necesarias para entender la constante lucha por la democratización política española y la configuración de esas dos Españas que acabarían por enfrentarse en nuestra guerra civil.

El liberalismo sería el soporte ideológico de la clase burguesa para acceder al poder. Dejando de lado a los grupos sociales mas humildes.

A partir del último cuarto del siglo XIX el liberalismo se parapeta en el poder y se convierte en un ideología cada vez más conservadora; nuevas ideologías, de carácter obrero, el socialismo y el anarquismo, van a recoger el testigo de la defensa de las ideas de libertad e igualdad, haciéndose eco, así, de las aspiraciones de la cada vez más numerosa y concienciada clase trabajadora.



Author: Mercados medievales en la RED